Loading...

Tag Archives: Comunicación

¡Buscamos talento!

En PRGarage seguimos creciendo y buscamos profesionales para unirse a nuestro equipo. Se trata de cuatro puestos de incorporación inmediata, tanto para el equipo de Comunicación como para el de Marketing Digital.

Para Comunicación buscamos:

  • Consultor/a senior con experiencia de al menos 4 años en agencia de PR y un gran conocimiento de los medios y los periodistas en España. Especialización en Tecnología y Consumo.
  • Consultor/a junior

Para Marketing Digital necesitamos:

  • Dos perfiles con experiencia en community management y creación de contenidos para redes sociales. Buscamos personas muy creativas, con ganas de participar en proyectos internacionales. También es importante que tengan experiencia en medición y obtención de datos, así como en trabajar con influencers.

Para todos los puestos se requiere un alto nivel de inglés.

Ofrecemos incorporación inmediata y un sueldo competitivo, así como opciones de crecimiento interno y poder trabajar con algunas de las empresas más relevantes a nivel internacional como Google, Disney+, Orange, realme, HBO, Hootsuite, WWE, Hasbro…

Los CVs se pueden enviar a info@prgarage.es

Genís Fornés, director de marketing de Vinissimus: «Esta crisis ofrece nuevas oportunidades comunicativas»

Concluimos nuestro especial de entrevistas con profesionales de la comunicación y el marketing, enmarcadas en la crisis generada por el Covid-19, con Genís Fornés, director de marketing de Vinissimus, el eCommerce de vino líder en Europa.

– ¿Cómo estás viviendo, desde un punto de vista profesional y de comunicación, este momento?
Este es un momento sin precedentes que está poniendo a prueba muchos sectores y está lleno de desafíos. En Vinissimus, al ser una empresa online hemos sentido los efectos de la crisis de forma distinta. Por un lado el interés del público por el vino y los productos que ofrecemos ha crecido notablemente durante el confinamiento y hemos atendido al crecimiento de la demanda aplicando una serie de medidas extraordinarias de seguridad para proteger tanto nuestros trabajadores como nuestros clientes. Nuestros proveedores en cambio han sufrido mucho más, ya que el cierre de los principales canales de distribución como la restauración y la hostelería les ha obligado a confiar exclusivamente en sus propios canales online (si los tenían) y el nuestro para poder seguir facturando estos meses. Y a pesar de que empezamos a ver la luz al final del túnel y el avance a la llamada “nueva normalidad”, desde los principales medios económicos se augura un impacto importante en la economía global. Debemos abrocharnos los cinturones y estar más alerta que nunca para poder afrontar los nuevos retos que se presenten.

– ¿Cómo se ha gestionado desde Vinissimus el flujo de la comunicación?
Externamente hemos tenido que gestionar el aumento de la demanda principalmente desde nuestro equipo de atención al cliente, que ha tenido que comunicarse mucho más de lo que es habitual con nuestros clientes. El objetivo siempre ha sido reducir la confusión y ofrecer seguridad, especialmente durante los primeros días del confinamiento donde había algo de desinformación general. También optamos por mantener a nuestros clientes informados en todos nuestro canales de comunicación, recordándoles también que estamos tomando todas las medidas de seguridad para minimizar el riesgo de exposición de trabajadores y clientes.

– Para ti, ¿cuál habría sido la manera ideal de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?
Creo que pocos nos esperábamos que los acontecimientos se iban a desarrollar de esta manera y que el confinamiento se iba a alargar durante tanto tiempo. Así que se hace difícil decir cuál hubiera sido la mejor forma de actuar desde PR. En estos momentos pensamos que una buena forma para afrontar los acontecimientos que estén por llegar es  reforzar las marcas, resaltando las acciones y los compromisos que se han tomado a nivel de empresa para minimizar el impacto de esta crisis.

– ¿Cómo tendría que actuar un partner en comunicación de una empresa (agencia, por ejemplo) ante un momento así? ¿Qué valoras tú?
Creemos que un partner de comunicación debe actuar como consejero de la empresa en estos momentos de crisis, siendo proactivo y ofreciendo ideas y oportunidades que aporten valor. La anticipación y la novedad son dos cosas que comunicativamente tienen una gran importancia y en ese sentido valoramos muy positivamente el trabajo que ha realizado PRGarage.

– ¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? ¿Teletrabajar con todo el equipo, desconectar…?
Dado que en Vinissimus parte del equipo ya trabajaba en remoto, hemos podido adaptarnos bien al cambio. Hemos mantenido las reuniones diarias y, aunque muchos preferimos el contacto personal, sabemos que es una situación transitoria.

Quizás la situación más compleja de gestionar para muchos ha sido teletrabajar con niños en casa. Para desconectar, algo que funciona de maravilla es tomarse un descanso con una copa de vino después de terminar la jornada laboral. Si me permitís sugeriros una web de vinos…

– ¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas?
Sin lugar a dudas. Esta crisis ofrece nuevas oportunidades comunicativas y vemos muchos ejemplos de empresas que ya las están aprovechando. A corto y medio plazo es esperable que se refuerce el valor de los activos online de estas empresas y que otras muten para adaptarse a la demanda creciente de este tipo de servicios. Por otra parte la gestión comunicativa de esta crisis que cada empresa haga tendrá un impacto sobre la forma en que los consumidores ven su marca. No debería sorprendernos que las marcas sigan teniendo un peso central en la comunicación de las empresas.

– Como ciudadano y persona que consume mucha información en los medios de comunicación, ¿qué opinas de la cobertura que se está haciendo?
La cobertura que se ha estado haciendo a través de los medios de comunicación ha sido extensa, detallada y de gran valor. Aunque en ocasiones, como ya es habitual en estos tiempos, la información proveniente de distintos medios resulte un tanto confusa y contradictoria, ha sido gracias a la gran labor de los medios que las empresas hemos podido anticipar nuestras acciones. Es nuestro deber como ciudadanos ser críticos y buscar todas las fuentes de información posibles si queremos estar informados correctamente para tomar las mejores decisiones.

Si quieres leer más entrevistas realizadas con motivo de la crisis generada por el coronavirus, esta es la lista completa: Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal; Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España; Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia; Pilar Urreta, responsable de comunicación externa de Ricoh; Pedro Serrano, director de marketing de Milanuncios; José Luis Arranz, director de Comunicación de HP; Miguel Ángel Calderón, director de comunicación de Amnistía Internacional España y Gema Aliaga, Social Media & PR Manager de Newskill y Edurne Rubio,  directora de Comunicación y Fundraising de Greenpeace.

Edurne Rubio, dircom de Greenpeace: «Hemos priorizado el social listening diario»

Tenemos una nueva entrega en nuestra serie de entrevistas con directores de comunicación de grandes compañías y organizaciones con motivo de la crisis que ha provocado el coronavirus. Hemos hablado ya con Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal; Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España; Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia; Pilar Urreta, responsable de comunicación externa de Ricoh; Pedro Serrano, director de marketing de Milanuncios; José Luis Arranz, director de Comunicación de HP; Miguel Ángel Calderón, director de comunicación de Amnistía Internacional España y Gema Aliaga, Social Media & PR Manager de Newskill. Hoy vamos con una de las principales ONG del mundo, Greenpeace, y su directora de Comunicación y Fundraising, Edurne Rubio.

¿Cómo estás viviendo, desde un punto de vista profesional y de comunicación, este momento?

Para el equipo de Greenpeace, está siendo un reto responder con la comunicación al momento actual sin perder de vista la necesidad de seguir hablando de las otras crisis urgentes a las que nos enfrentamos, que son la crisis climática y la pérdida de biodiversidad. Un aprendizaje continuo en el que la calma, la mirada larga y la escucha han adquirido todavía mayor relevancia. 

Hemos revisado de arriba a abajo nuestras estrategias de comunicación, y hemos priorizado el social listening diario en canales digitales, así como otras herramientas de escucha como las encuestas a nuestros públicos. Desde el primer momento, hemos sido conscientes de que esta era una situación excepcional y que, en nuestros mensajes, era y sigue siendo fundamental contribuir a las soluciones

 

¿Cómo se ha gestionado desde Greenpeace el flujo de la comunicación?

Desde el principio, una premisa ha sido actuar con responsabilidad, responder con rigor y cuidar que nuestros mensajes sean sensibles al dolor de la gente. 

El tipo y tono de las comunicaciones de Greenpeace, en cualquiera de nuestros canales, ha ido variando también de acuerdo con el contexto. Desde el lanzamiento de la campaña ‘Greenpeace sigue contigo’ para acompañar a toda la familia Greenpeace en una coyuntura especialmente difícil; hasta el momento de plantear un modelo de sociedad distinto, que ponga la vida de las personas y el planeta en el centro, que es la fase en la que estamos ahora; pasando por señalar los vínculos entre el Covid-19 y la crisis medioambiental, el valor de la comunidad para cuidar de las personas más vulnerables o por qué no debemos utilizar para salir de esta crisis la misma receta que en 2008.

 

Para ti, ¿cuál habría sido la manera ideal de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR? 

Si las marcas tienen que ser siempre fieles a su propósito, esta crisis todavía ha evidenciado más esa necesidad y cómo ésta conecta con el momento vital de las personas que nos acompañan. En momentos complicados, en los que convivimos con tanto dolor por la crisis sanitaria que acentúa la desigualdad y la situación de vulnerabilidad, creo que tenemos la responsabilidad de centrar la comunicación en lo que realmente aporta valor, en lo que puede plantear un cambio en la vida de las personas. Prescindir de lo superfluo, quedarnos con lo auténtico, ajustar el trabajo a los recursos que tenemos con honestidad, sin aspavientos. 

 

¿Qué peculiaridades presenta una situación como esta para una institución como Greenpeace hablando en términos de comunicación?

Veníamos de un momento en el que la emergencia climática, por fin, ocupaba titulares y, lo más importante, espacio en la agenda política.  Empezábamos, como sociedad, a ser conscientes de los retos a los que nos enfrentamos y, lo que es más importante, de la crisis sistémica – ambiental, social y económica – que requiere cambios individuales y colectivos que impulsen la transición urgente hacia sociedades resilientes sostenidas por sistemas económicos que respeten los límites ambientales y sean socialmente justos.

El Covid-19 ha acelerado ese proceso y ha evidenciado la necesidad urgente de un cambio de sistema. En este sentido, el reto para Greenpeace es conseguir que no se den pasos atrás en esos avances conseguidos, y reforzar la idea de que la salida a la crisis sanitaria debe ser verde y justa. 

Otra peculiaridad como organización está relacionada con las formas de comunicar propios de Greenpeace. Por ejemplo, con el confinamiento y la distancia física, hemos renunciado a organizar las acciones de acción directa no violenta que caracterizan a la organización, o los eventos de voluntariado. 

 

¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? ¿Teletrabajar con todo el equipo, desconectar…?

Creo que el mayor reto ha sido, por un lado, gestionar un nivel muy alto de incertidumbre y conseguir que el equipo se sienta cuidado,  en lo profesional pero también en lo personal. El cuidado de las personas ha estado en el centro desde el primer momento. Como ejemplo, desde el arranque de la crisis tenemos una campaña de llamadas a los socios y socias mayores de 65 años y en situación más vulnerable, con el único objetivo de lograr que se sientan acompañados como parte de la familia Greenpeace. 

En Greenpeace, hace tiempo que empezamos a introducir el teletrabajo para favorecer la conciliación, y por tanto tenemos la infraestructura necesaria para trabajar en remoto. La dificultad en este caso ha sido organizarnos para tener el menor número de reuniones posibles, favorecer la desconexión del equipo, buscar los espacios de encuentro informales… Al final, encontrar un equilibrio entre asegurar la escucha y poder dar las indicaciones estratégicas claras sobre los objetivos como equipo. 

 

¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas/organizaciones?

Como activista que soy, creo que un cambio a mejor es posible, y lo que me gustaría es un cambio no solo en la forma de comunicar sino también la forma de actuar, de comportarnos. Creo que las organizaciones tenemos la responsabilidad y la oportunidad de plantear alternativas que nos permitan avanzar hacia formas de vida más justas y respetuosas con el planeta, y al mismo tiempo tenemos que saber comunicarlo de forma estratégica para llegar a las audiencias que van a contribuir al cambio. 

 

Como ciudadana y persona que consume mucha información en los medios de comunicación, ¿qué opinas de la cobertura que se está haciendo?

Creo que informar sobre la crisis sanitaria y social relacionada con Covid-19 ha sido desde el principio un desafío para las personas que se dedican al periodismo, que se han visto en la situación de tener que ofrecer información actualizada y veraz en un contexto muy cambiante y de mucho dolor, sin contribuir al miedo o la alarma social. Pero además, con ocasión de la crisis del coronavirus, hemos asistido a un nuevo repunte de los bulos sobre su origen, curación o medidas tomadas para abordarla. En un momento en el que necesitamos más que nunca nuestra inteligencia colectiva para imaginar soluciones comunes que no dejen a nadie atrás, la desinformación refuerza la polarización y socava el derecho a recibir información veraz, uno de los pilares de cualquier sociedad democrática.

Día de Internet – Cómo ha cambiado nuestras vidas en 2020

El 17 de mayo se celebra el Día de Internet, una efeméride impulsada por la Asociación de Usuarios de Internet de España que se celebra desde el año 2005 con el fin de promover el acceso a la Sociedad de la Información y dar a conocer todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. En estos últimos meses, se calcula que el consumo de Internet ha aumentado entre un 50-70% con la pandemia del COVID-19 porque la Red ha pasado a formar parte de nuestras vidas para la comunicación, el entretenimiento y el trabajo. 

Internet se ha convertido en una herramienta esencial en nuestro día a día, una revolución para el mundo de las redes de comunicación que comenzó en 1958 con el desarrollo por parte de la compañía Bell del primer módem de transmisión de datos a través de línea telefónica. Si bien, no fue hasta finales de los 80 y principios de los 90 que Internet empezó a expandirse con la transición de ARPANET al protocolo TCP/IP y la creación de la World Wide Web. A partir de ese momento, creció y evolucionó hasta llega a  la actualidad con fibra óptica a gran velocidad, redes sociales, películas y series en streaming, videollamadas… y un sinfín de actividades que nunca pensamos que podríamos realizar con esos módem que hacían ruido o dejaban de funcionar cuando nos llamaban por teléfono.

El Día de Internet de 2020 está marcado por el coronavirus y, si hay algo que nos ha demostrado esta crisis sanitaria es lo importante que se ha vuelto esta herramienta en todos los ámbitos. En España, el tráfico diario en Internet ha crecido por el mayor consumo de entretenimiento y la necesidad de teletrabajar, llegando a alcanzar picos del 80 % en las primeras semanas de confinamiento, lo que supone todo un récord para nuestro país. Google, Youtube y Facebook se han convertido en nuestras webs favoritas en estos días para buscar información, ver vídeos con tutoriales o conectar con nuestros familiares y amigos. 

 

Comunicación: Información, redes sociales y fake news

La llegada de Internet democratizó el acceso a la información, todos los que tenían Internet podían buscar noticias en esos navegadores que venían en CDs y, poco a poco, fueron naciendo webs de medios de comunicación, foros y blogs. Cualquiera podía dar su opinión o compartir sus conocimientos sobre un tema concreto. 

Con el efecto 2000, hicieron aparición las redes sociales: MySpace, LinkedIn, Facebook, Twitter, Instagram… Un fenómeno que no ha parado de crecer y es que cada año aparece una nueva. Estas redes sociales son nuevos puntos de encuentro entre amigos y conocidos para intercambiar intereses comunes o buscar noticias. Los lectores y la audiencia de los programas de televisión han dejado de ser sujetos pasivos para convertirse en activos. Por eso, son un espacio a tener muy en cuenta en el marco del marketing y la comunicación. 

Tener la información en nuestras manos a golpe de click de smartphone ha ofrecido muchas posibilidades a los medios de comunicación: hacer noticias más amplias, relacionar artículos, crear reportajes de interés que en papel ocuparían 10 páginas y estar más cerca de lo que demandan sus lectores. Pero, también, complicaciones: ser esclavos del SEO, crear malas prácticas con clickbait para ganar tráfico y, en los últimos tiempos, desarrollar noticias falsas o únicamente basadas en rumores. 

Con la crisis del COVID-19, las agencias y medios de comunicación tenemos una gran responsabilidad y debemos informar, pero también saber cómo hacerlo: con sentido común, si lo que estamos contando tiene un verdadero interés y siempre contrastando las fuentes.  Las redes sociales se han convertido en estas semanas en un importante canal para la comunicación y el entretenimiento, sólo en las primera semana de confinamiento en España, del que se cumplen dos meses, se generaron 5 millones de menciones sobre el coronavirus.

 

Entretenimiento: Series, películas y música en streaming. 

Desde que nació la World Wide Web, el entretenimiento fue un elemento de atracción para formar parte de esta gran comunidad. Escuchar música o jugar online fueron algunos de los motivos principales que impulsaron a muchos usuarios a saltar a Internet. En los últimos años, tenemos que sumar las series y películas en streaming con Netflix, HBO, Disney + y Amazon Prime a la cabeza. Con todos en casa por la crisis del COVID-19, Internet es nuestra aliada y eso se refleja en un mayor consumo de contenidos online de todo tipo, especialmente series y películas, y el aumento de suscriptores en plataformas como Netflix y Disney +.

El mundo de la música se ha volcado en estos momentos para entretener online a sus seguidores y, con miles de eventos cancelados, han decidido realizar sus propios conciertos online con millones de personas conectadas al mismo tiempo, como pudimos comprobar en el evento One World: Together At Home que organizó Lady Gaga y en el que participaron artistas de la talla de Elton John o los Rolling Stones. El mayor consumo de música online se ve reflejado en el estudio que han realizado Hootsuite y We Are Social para conocer los hábitos de Internet de los españoles en estos dos meses del Estado de Alarma. Así, podemos ver que el 94 % dedica su tiempo a reproducir vídeos online o que el 57 % escucha música en streaming. 

Teletrabajo y colegio online

Con los colegios y los centros de trabajo cerrados, millones de niños y adultos han visto transformados sus hogares en colegios y oficinas online. Las infraestructuras estaban preparadas para el teletrabajo y realizar clases a distancia, pero faltaba la organización y los espacios. Millones de personas se han conectado al mismo tiempo, las empresas de tecnología se han reforzado y han hecho un gran esfuerzo. Muchas de ellas, como Google, han ofrecido sus herramientas y ayuda de forma gratuita para que, en un momento tan cambiante, podamos trabajar o estudiar con el mayor número de facilidades. Sin embargo, aunque hay muchas cosas positivas que podemos sacar en claro de esta crisis del COVID-19 en el Día de Internet, todavía hay camino que recorrer en la transformación digital y así nos lo ha hecho saber Ivo Ivanov, CEO de DE-CIX International. 

“Internet ha crecido de forma imparable desde los años 90, pero hasta ahora no habíamos visto un hito de esta magnitud como la crisis de la COVID-19, que ha dado la vuelta a nuestra forma de utilizar la conexión y puesto a prueba de esta manera la estabilidad de la red. La parte positiva es que la infraestructura estaba lista y ha aguantado. Sin embargo, nos ha permitido ver que aún hay camino que recorrer en materia de transformación digital y de optimización de servicios. Teniendo en cuenta que el avance de la conectividad nunca se detendrá y que cada vez tenemos más desafíos, es algo que tanto el sector privado, como el público, deben tener en cuenta. Desde DE-CIX seguiremos trabajando para asegurar que el futuro digital sea sólido, a través de la creación, desarrollo y gestión de ecosistemas de interconexión neutrales, seguros, resistentes y flexibles”.

Las mujeres prefieren ver series de televisión repetidas y los hombres películas durante el confinamiento

Desde 2005, la Organización de Naciones Unidas, e impulsado por la Asociación de Usuarios de Internet de España, decidió acordar el 17 de mayo como el Día Mundial de Internet. En este día se pretende dar a conocer todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los usuarios.

Internet se ha convertido en una herramienta indispensable de nuestro día a día. Según el informe Digital 2020, elaborado por Hootsuite y We Are Social, en España más de 42 millones de personas son usuarios de Internet, lo que supone el 91% de la población.

La red está tan integrada en nuestra vida cotidiana que pasamos casi 6 horas diarias navegando por Internet utilizando cualquier tipo de dispositivo, aunque los smartphones son los preferidos de los usuarios para conectarse a Internet, el 90% de los españoles lo hacen a través de esta vía.

Cuando hablamos de Internet, no podemos olvidar las páginas web donde más tiempo pasan los usuarios. Según Hootsuite y We Are Social, Google, YouTube y Facebook son las webs más visitadas por los españoles. En cuanto a las actividades que los usuarios suelen dedicar más tiempo, el 94% ve vídeos online, el 57% escucha música en streaming y un 46% dedica su tiempo a escuchar cadenas de radio por Internet.

Durante la crisis de la COVID-19, Internet ha resultado ser esencial tanto para la economía, ya que muchas empresas están consiguiendo mantenerse a flote gracias al teletrabajo, como para ayudar a todos los usuarios a mantenerse informados y a desconectar cuando más lo necesitan. El mundo ha cambiado drásticamente en estos primeros meses del 2020 y con él el comportamiento digital de todas las personas.

Hootsuite y We Are Social han querido analizar, también, el comportamiento de los usuarios y el uso que hacen de Internet durante estos meses de la crisis del coronavirus. En el informe Digital 2020: April Global Statshot Report, señalan que el 76% de los usuarios de Internet de todo el mundo están utilizando más sus smartphones en las últimas semanas, y además, 4 de cada 5 mujeres confirma haber aumentado el uso de este dispositivo durante el confinamiento.

En cuanto al tipo de contenido que los usuarios de internet prefieren consumir durante el confinamiento, se observa que las mujeres se decantan más que los hombres por ver series de televisión repetidas (35%), vídeos divertidos, memes y tutoriales en Internet (34%) o actuaciones en directo por streaming de sus músicos favoritos (21%). En cuanto a ellos, prefieren las películas (50%), ver repeticiones de eventos deportivos (21%) y ver en directo por streaming a sus estrellas deportivas favoritas (17%).

Las actividades de los usuarios de Internet también han cambiado durante este período. Ver series y películas en plataformas de streaming ha aumentado un 57% en todo el mundo, así como usar más las redes sociales (47%) y emplear más tiempo en los servicios de mensajería instantánea (46%).

Según los datos del informe, los usuarios también están pasando más tiempo en las redes sociales. En España, un 47% más de personas están usando las plataformas sociales durante el estado de alarma, siendo Instagram la plataforma preferida por los españoles durante el confinamiento, que ha reportado un aumento del 6% de usuarios activos en el país (más de un millón de personas), convirtiendo a España en el tercer país europeo que más ha aumentado su actividad en esta red durante la crisis de la COVID-19.

Gema Aliaga, Social Media & PR Manager de Newskill: «Es el momento de invertir en online y reforzar la comunicación»

Tenemos una nueva entrega en nuestra serie de entrevistas con directores de comunicación de grandes compañías y organizaciones con motivo de la crisis que ha provocado el coronavirus. Hemos hablado ya con Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal; Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España; Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia; Pilar Urreta, responsable de comunicación externa de Ricoh; Pedro Serrano, director de marketing de Milanuncios; José Luis Arranz, director de Comunicación de HP y Miguel Ángel Calderón, director de comunicación de Amnistía Internacional España. Hoy hablamos con Gema Aliaga, Social Media & PR Manager de Newskill, una de las principales marcas de accesorios para Gaming.

 – ¿Cómo estás viviendo este momento tan complicado desde un punto de vista profesional?

Esta situación de crisis, totalmente inesperada, ha supuesto un duro golpe para muchas empresas y sectores, obligando a estas empresas a adaptarse a las nuevas circunstancias en un periodo muy corto de tiempo, focalizando en un modelo digital e implementando medidas como el teletrabajo.

En el caso de Newskill, teníamos la ventaja previa de que parte de la plantilla ya trabajábamos en remoto, y los compañeros que estaban en oficina, también lo hacían de manera ocasional, así que, la respuesta de la empresa ante esta situación fue rápida y eficiente, dotando a todo el personal del material necesario para comenzar a trabajar de forma telemática días antes de la declaración del estado de alarma.

Por otro lado, al disponer de un canal de venta online, desde el principio hemos realizado un uso responsable con respecto a los envíos, priorizando las medidas de seguridad para no poner en riesgo ni al cliente, ni a nuestros trabajadores. Siendo esto, una de nuestras mayores preocupaciones.

 

– ¿Cómo se ha gestionado desde Newskill el flujo de la comunicación?

Al inicio de esta crisis, desde Newskill, analizamos la situación con varios escenarios posibles, contando con tres fases (el inicio, el confinamiento, y la desescalada). Supimos que, fuese cual fuese el escenario, nuestro objetivo principal era focalizar todos los esfuerzos en el usuario final: informándole de la situación, generando contenido de valor, y adoptando todas las medidas posibles en los envíos para velar por la salud y seguridad del usuario.

Ahora más que nunca, era el momento de aportar valor y entretenimiento a nuestros seguidores, por ello, lanzamos durante 15 días una campaña que consistía en un reto diario con premios para los participantes. Y desde entonces hasta ahora, hemos visto primordial reforzar los contenidos de interacción y la comunicación bidireccional con los usuarios para que sientan que forman parte de la comunidad “Skiller”.

 

– Para ti, ¿cuál habría sido la manera ideal de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?

Al tener Newskill una de las mayores comunidades gamers en España, y al verse obligada la población a estar confinada en casa, hicimos uso de nuestro gran altavoz: las redes sociales. Desde las cuales, buscamos en estos momentos tan complicados, aportar mensajes constructivos y positivos que, generen entretenimiento y bienestar en los usuarios, mediante técnicas como el storytelling en los que involucramos a nuestra comunidad para que sean partícipes e interactúen activamente con nuestro contenido.

 

– ¿Cómo tendría que actuar un partner en comunicación de una empresa (agencia, por ejemplo) ante un momento así? ¿Qué valoras tú?

Aunque de forma habitual, el cliente marque la estrategia, en momentos así, las agencias deben ser proactivas a la hora de recomendar estrategias a seguir o acciones que marquen la diferencia. Es el momento de invertir en el medio online y reforzar la comunicación. Por tanto, la forma de colaborar en un momento de tensión, como el que estamos viviendo, es facilitar al cliente cómo conectar con el usuario, medios de comunicación o marcas, conservando la máxima calidad en su servicio, siendo flexibles y teniendo iniciativa.

 

– ¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? ¿Teletrabajar con todo el equipo, desconectar…?

 Aunque New Alternative Technologies (grupo al que pertenece Newskill) tiene su sede en Murcia, parte de su personal ya se encontraba trabajando en remoto, como es mi caso, por lo que esto ha sido bastante llevadero, ya que mi rutina se ha mantenido igual.

Nuestro reto principal ha sido mantener la moral alta y para ello hemos buscado fortalecer el estado de ánimo de los compañeros implementando reuniones distendidas para hablar de temas no laborables, y que, pese a la distancia, sentir que estamos cerca los unos de los otros. Es el momento de remar todos hacia una misma dirección y permanecer unidos, realizando indicaciones claras en la comunicación interna y fortaleciendo los lazos entre departamentos.

– ¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas?

Sin lugar a duda, tras esta situación ha quedado patente que la tecnología nos hace estar conectados a pesar de las distancias y que es una herramienta fundamental para el día a día, esto hará que muchas empresas comiencen a poner el foco en la venta online y acaben consolidándola como uno de sus canales principales.

Por otro lado, en cuanto a comunicación, seguramente las empresas tratarán de empatizar y conectar mucho más con los usuarios y buscarán ser más creativos para que sus mensajes destaquen. Dado que, en esta crisis, hemos podido observar la sobresaturación de mensajes hacia el usuario, y la dificultad para conseguir llegar a ellos. Esto se traduce en que, si quieres influenciar a tus seguidores, tienes que diferenciarte.

Miguel Ángel Calderón, director de Comunicación de Amnistía Internacional: «Es fácil cometer errores con una situación tan cambiante»

Tenemos una nueva entrega en nuestra serie de entrevistas con directores de comunicación de grandes compañías y organizaciones con motivo de la crisis que ha provocado el coronavirus. Hemos hablado ya con Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal; Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España; Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia; Pilar Urreta, responsable de comunicación externa de Ricoh; Pedro Serrano, director de marketing de Milanuncios y José Luis Arranz, director de Comunicación de HP. Hoy nos salimos de las multinacionales para hablar con Miguel Ángel Calderón, director de comunicación de Amnistía Internacional España.

¿Cómo estás viviendo, desde un punto de vista profesional y de comunicación, este momento?

El surgimiento de esta pandemia ha sido algo que no nos podíamos imaginar. Siempre planificas tu trabajo de comunicación y el de tu equipo tomando en consideración las condiciones de contorno en las que trabajamos -sociales, políticas, económicas, etc-, e intentas anticiparte a esas condiciones de la mejor manera, pero que lance la primera piedra quien estuviera preparado para esto… Ahora bien, desde el punto de vista estrictamente profesional, intentando dejar de lado el drama humano y social que estamos viviendo, se trata de un experimento que no se vive dos veces, y en esa medida estoy intentando aprender de algunas dinámicas a las que estamos asistiendo y que en la vida normal no se dan con tanta intensidad, como, por ejemplo, la importancia de la comunicación positiva y emocional. O las dinámicas que se han creado en redes sociales en una situación de tanto estrés social.

¿Cómo se ha gestionado desde Amnistía Internacional el flujo de la comunicación?

El inicio de la pandemia y del estado de alarma en España fue un shock al que tuvimos que dar respuesta con rapidez. De repente todo el equipo de Comunicación estábamos teletrabajando, aunque ya teníamos en marcha un plan de teletrabajo de bajo perfil en la organización que nos ha ayudado mucho a coger más deprisa las riendas del teletrabajo integral. Me consta que en otras organizaciones no ha resultado tan fácil. Digamos que salvo cuestiones puntuales, nuestro nivel de actividad es equivalente al que teníamos anterior a la crisis, aunque lógicamente el confinamiento nos ha impuesto una serie de limitaciones, como, por ejemplo, la imposibilidad de realizar grabaciones audiovisuales con la libertad que teníamos antes, o determinadas acciones de PR que involucraban contactos personales.

Por otra parte, para una organización de defensa de los derechos humanos, en esta situación de pandemia hay un espacio natural de trabajo para nosotros, de modo que al shock inicial le ha seguido un periodo en que hemos ido recuperando el impacto en medios de comunicación con nuestras noticias y también hemos intensificado nuestro trabajo en redes sociales, con buenos resultados.

Para ti, ¿cuál habría sido la manera ideal de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?

Creo que las conclusiones sobre el trabajo de PR y comunicación en general en el contexto de esta pandemia están todavía por escribir, no creo que nadie tenga una visión objetiva de cuál habría sido la estrategia ideal. Lo que sí puedo decir es que, por ahora, las estrategias de comunicación que mejor nos han funcionado son las que apelan a sentimientos positivos, a la esperanza, a la defensa y protección de aquellos que están en primera línea de batalla, a los colectivos vulnerables, y a las que apelan a esa humanidad compartida que es la razón de esta crisis, pero también su solución.

¿Qué peculiaridades presenta una situación como esta para una institución como Amnistía Internacional hablando en términos de comunicación?

Peculiaridades todas y ninguna. Digo “todas” porque como digo esta situación de pandemia es de una naturaleza nunca vista entre la gente en España, no así en Corea del Sur, por ejemplo, donde ya vivieron el zarpazo de alguna epidemia previa, como el SARS, y es complicado auscultar y sobre todo anticipar cuales son las expectativas de la gente en relación a tu comunicación, en un contexto de máxima ansiedad y sensibilidad. Y digo “ninguna” porque en realidad nuestro trabajo es el mismo de siempre: asegurar que los responsables de proteger y defender los derechos humanos lo hacen, y que nadie se queda atrás.

¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? ¿Teletrabajar con todo el equipo, desconectar…?

Yo creo que el mayor reto al que nos enfrentamos está en lo que decía antes: saber escuchar, analizar y anticipar las expectativas de las audiencias en esta crisis, y darle una respuesta coherente desde nuestra comunicación. Amnistía Internacional hace un trabajo relevante en esta crisis, la clave es cómo trasladarlo a las audiencias con honestidad, mesura y sentido de la oportunidad. Es fácil cometer errores con una situación tan cambiante.

¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas/organizaciones?

Yo creo que está suponiendo un espaldarazo, no sé si definitivo, a la comunicación digital y al teletrabajo. Y ha vuelto a demostrar la importancia que tiene luchar contra las noticias falsas desde el rigor y la reputación adquirida.

Como ciudadano y persona que consume mucha información en los medios de comunicación, ¿qué opinas de la cobertura que se está haciendo?

Es una pregunta muy difícil de responder, porque no creo que se esté haciendo un tipo de cobertura en particular, hay muy diferentes estilos dependiendo de los medios… A mí personalmente me parece que aporta más valor la cobertura basada en el análisis riguroso de datos contrastados. Nunca jamás, por ejemplo, se han difundido tanto en medios de comunicación pública informes de investigación sin la más mínima revisión, creando situaciones de confusión y alarma. Creo que hay demasiada “opinión” que lo único que crea es mucho ruido, en un momento en que la gente lo que necesita es esperanza y claridad. Desde Amnistía Internacional es al menos lo que estamos intentando hacer.

José Luis Arranz, director de Comunicación de HP: » No es hora de hablar de productos ni servicios»

Seguimos con las entrevistas a responsables de comunicación de grandes compañías. Hemos hablado ya con Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal; Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España; Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia; Pilar Urreta, responsable de comunicación externa de Ricoh y Pedro Serrano, director de marketing de Milanuncios. Hoy vamos con José Luis Arranz, todo un referente de nuestro sector, director de Comunicación de HP.

¿Cómo estás viviendo este momento tan complicado, desde un punto de vista profesional?
Es un momento especial donde nos toca adaptarnos a una nueva realidad. En un corto espacio de tiempo, nos hemos visto obligados a cambiar nuestras prioridares, procedimientos y maneras de trabajar. En mi caso concreto, la orientación hacia un modelo de trabajo digital y remoto no ha resultado especialmente traumático. Trabajar en una compañía tecnológica del nivel de HP ha supuesto una ventaja, ya no tanto por la herramientas que disponemos, sino por su cultura corporativa enfocada a la consecución de objetivos y donde la conciliación y la posibilidad del trabajo en remoto siempre han formando parte de su política innovadora para con sus empleados. Muchos de nosotros, como es mi caso y el de el de muchos otros compañeros, pertenecemos a estructuras internacionales con gestiones centralizadas en otros países, por lo que este tipo de modelos ya eran habituales en nuestro día día más allá de la obligación por el confinamiento producido por esta crisis sanitaria.

¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? Gestionar el equipo, organizarte trabajando todos los días desde casa…
Sobre todo, ser capaz de gestionar correctamente la carga de trabajo, tanto propia como del equipo, ya que lo considero como uno de los aspectos claves en esta situación. Mantener unas disciplinas que nos permitan racionalizar los horarios a la hora de gestionar reuniones virtuales de coordinación, establecer bien los objetivos de comunicación de la compañía conectando con clientes y públicos objetivos y evitando la tentación de aprovechar esta situación para sacar un rédito que en este momento no toca. Es muy importante que todos los miembros del equipo se sientan útiles y que contribuyan al proyecto cada uno desde su perspectiva particular de confinamiento.

¿Cuál crees que era la mejor forma de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?
En este sentido, cada compañía tiene su propia receta pero lo que resulta clave para todas las organizaciones es seguir mantenido la conexión con las personas y la sociedad. Es muy importante mantenerse activo en la conversación de la calle de forma natural y contribuir de forma positiva las cuestiones que les preocupan a los ciudadanos en cada fase de esta crisis. Y es que, según se desprende del último barómetro COVID-19 de Kantar, realizado a más de 30 mil personas en 50 mercados distintos, el 81% de los españoles espera que las marcas les “informen sobre los compromisos que han adquirido y las acciones que han puesto en marcha para luchar contra el COVID-19”. Porque cada vez más, el consumidor demanda marcas comprometidas: “lo que es bueno para el planeta y para la sociedad, lo es también para las propias empresas”.

¿Cómo se ha gestionado desde HP el flujo de la comunicación?
Desde un principio hemos seguido la evolución de esta pandemia en sus diferentes fases, y donde la ayuda y compromiso de las empresas del sector privado ha resultado un factor clave a la hora de afrontar esta crisis. Desde HP, hemos hecho un ejercicio de adaptación de nuestro negocio y nuestra comunicación poniendo el foco en las personas. Desde un primer escenario de impacto en la necesidad de digitalización del puesto de trabajo para abordar modelos de teletrabajo y gestión del trabajo remoto, ayudando tanto particulares como empresas a realizar la transición hacia el entorno digital.

Una segunda fase donde la conversación se centraba en la necesitad del sector sanitario y de los hospitales españoles y que derivó en la implicación de las empresas en la ayuda hacia los verdaderos héroes de esta crisis que han sido los sanitarios. Es ahí donde la compañía adaptó los recursos de su centro de Innovación mundial de impresión 3D de Barcelona para la producción en cadena de piezas en 3D para hospitales estableciendo colaboraciones muy importantes que han beneficiado y salvado la vida de muchos pacientes.

Y una tercera fase que es en la que nos encontramos inmersos en la que se habla de la “desescalada” y donde HP también se ha planteado como objetivo, ayudar a sus clientes y flexibilizar sus programas para adaptarlos a las necesidades y retos que planteará la vuelta a la actividad y que necesitarán de estas medidas flexibles para garantizar la viabilidad de los negocios y con el objetivo de no dejar a nadie atrás.

Todo ello gestionado desde un punto de vista de comunicación razonable y honesto, evitando aprovechar el beneficio mediático generado por la situación actual y donde incluso, algunas iniciativas ni siquiera las hemos llegado a comunicar por no sobrecargar el ya saturado volumen de comunicación que han generado las empresas durante este periodo.

¿Qué esperas de un partner en comunicación de una empresa (agencia, por ejemplo) en un momento como este?
Las agencias deben asegurar la coherencia de la estrategia de comunicación que marca la compañía y servir de nexo de unión a la hora de conectar la marcas con clientes y medios de comunicación. Es importante que, aunque los equipos se hayan vuelto virtuales, éstos continúen ofreciendo la misma calidad de servicio.

Estos equipos deberán garantizar la continuidad del trato cercano y personal con el cliente, mostrando el nivel de contribución y la preocupación compartida por los problemas que afronta la sociedad en este momento tan delicado. Convertirse en los ‘ojos’ y los ‘oídos’ de la organización frente al ruido externo generado por esta crisis y gestionar la conversación ciudadana y empresarial, tanto en medios de comunicación como en redes sociales e identificar así cualquier tendencia y anticipar la capacidad de respuesta de la organización.

¿Hasta qué punto crees que es importante la comunicación para una empresa en un momento tan delicado como este?
Es vital… es la que pone en valor la capacidad de la organización a la hora de trasladar el sentido de cooperación y compromiso que los clientes esperan de las marcas. Es la manera en que las empresas conectan con las personas y las ayudan a encontrar soluciones para afrontar los retos que les impone esta situación. No es hora de hablar de productos ni servicios, es momento de estar cerca de las personas y adquirir compromisos que ayuden en todo este proceso de crisis sanitaria. Un momento en el que se se necesita un modelo de comunicación ágil, flexible, cercana y comprometida, capaz de entrar en el ámbito de la conversación ciudadana y ayudar a mitigar el impacto.

¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas?
Es seguro que cambiará el “cómo” se comunica, porque si algo hemos aprendido de esta situación es a conectar y estar más cerca cuando estamos más lejos. Nos han unido valores que deber perdurar y modular nuestra comunicación en el futuro, manteniendo claros nuestros objetivos de negocio. Pensar que todos juntos somos más fuertes y que hemos sido capaces de unirnos ante la adversidad y viendo que el el trabajo colaborativo como un activo que nos hace más fuertes. Y algo de todo esto quedará y puede que algo se haya despertado dentro de las empresas y que iremos viendo durante los próximos meses.

¿Qué tal está siendo el trabajo con los medios de comunicación durante esta semanas? ¿Qué tal crees que se han adaptado a esta complicada situación?
En nuestro caso la inercia sigue siendo la misma, si bien es verdad que los medios más del sector tecnológico aparentemente lo han tenido más fácil que otros. En algunos casos hemos visto muchos de ellos se han reinventado para adaptarse a la actual coyuntura, convirtiendo, de la noche a la mañana, sus casas en platós de televisión o en redacciones improvisadas.

Y es que si existe algún sector con capacidad de adaptación y de resiliencia, ese es el de los medios de comunicación que son capaces de adaptarse rápidamente a circunstancias cambiantes del mercado para seguir desarrollando una labor que se ha mostrado como esencial en esta situación que nos ha tocado vivir.

Pilar Urreta (responsable Comunicación externa de Ricoh): «Esta crisis pone a prueba la solidez de las marcas»

Seguimos con las entrevistas a responsables de comunicación de grandes compañías multinacionales. Hemos hablado ya con Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal, Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España y Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia. En esta ocasión charlamos con Pilar Urreta, responsable de comunicación de Ricoh.

– ¿Cómo estás viviendo, desde un punto de vista profesional y de comunicación, este momento?
Se trata de una crisis sin precedentes que nos está poniendo a prueba a todos, sea cual sea nuestra profesión. En el ámbito de la comunicación, se trata de un momento único y muy intenso en el que comunicar es clave, tanto interna como externamente. Es una situación que no deja espacio a la indiferencia y, en este escenario, las empresas deben posicionarse y explicar qué están haciendo para hacerla frente. ¿Qué medidas internas han tomado para preservar la salud, el bienestar y los puestos de trabajo de sus colaboradores? ¿Cuál es el plan de continuidad del negocio? ¿Qué acciones han puesto en marcha para ayudar a mejorar la situación a nivel socioeconómico? Es el momento de comunicar siempre que aportemos valor y también, en ciertos casos, de repensar la estrategia de comunicación y de marca y valorar en qué punto queremos estar en el futuro. Porque nuestra comunicación en esta crisis marcará la percepción de nuestra marca ahora y en adelante.

– ¿Cómo se ha gestionado desde Ricoh el flujo de la comunicación?
El departamento de comunicación de cualquier empresa es clave en situaciones de crisis como la actual. En las últimas semanas, en Ricoh hemos realizado una intensísima labor de comunicación interna y externa para trasladar y explicar las decisiones del Comité de Crisis y la Dirección de la compañía, tanto a nuestros colaboradores como a nuestro público externo, a la vez que hemos recogido las inquietudes de nuestros stakeholders para intentar darles respuesta. En esta crisis, además, se ha demostrado una vez más la importancia que tienen los canales de comunicación online y la necesidad de haber construido comunidades internas y externas sólidas.

– Para ti, ¿cuál habría sido la manera ideal de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?
Como en cualquier crisis, es importante tener a los portavoces bien definidos, informar puntualmente a la población de la evolución de la situación y contar con expertos en la materia que, avalados por las autoridades, puedan explicar en qué punto estamos y cuáles son los siguientes pasos a realizar.

En esta crisis se hace evidente la necesidad de dar voz a la comunidad científica y médica pero también a otras profesiones esenciales con impacto en gran parte de la población como lo son las del ámbito de la educación, económico y financiero, asistencial y el tercer sector.

Por otra parte, es imprescindible actuar con agilidad y transparencia, admitiendo errores si los ha habido y explicando las soluciones que se han puesto en marcha. Otro aspecto importante es evitar dar mensajes diferentes y, en algunos casos, contradictorios a la población, lo que provoca confusión e incentiva el descrédito de nuestros representantes políticos.

– ¿Cómo tendría que actuar un partner en comunicación de una empresa (agencia, por ejemplo) ante un momento así? ¿Qué valoras tú?
Sobre todo, valoro la proactividad en la propuesta de acciones de PR que puedan aportar un valor añadido a nuestros públicos externos. La búsqueda de perchas informativas aprovechando la actualidad, de ángulos originales para las informaciones y de las necesidades de los periodistas y los medios es esencial para que la comunicación externa sea efectiva. En mi opinión, hacen falta grandes dosis de creatividad y estar en contacto directo con los medios para crear ángulos informativos originales y con gancho.

– ¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? ¿Teletrabajar con todo el equipo, desconectar…?
Como para la mayoría de padres que conozco, para mí el gran reto está siendo teletrabajar con toda la familia en casa, lo que implica estar pendiente de mis hijas, atenderlas e intentar disfrutar del hecho insólito de estar con ellas a todas horas. Gracias a que en Ricoh hace tiempo que se apostó por el teletrabajo, nuestro equipo estaba acostumbrado a ello y ha sido fácil adaptarnos a esta situación. Sin embargo, el hecho de no vernos físicamente nos ha obligado a actuar para mantener la cohesión y el sentimiento de equipo entre nosotros organizando cada día, por ejemplo, un café virtual para hablar tanto de trabajo como de asuntos más lúdicos.

Por otra parte, con esta crisis estamos descubriendo que, si bien el teletrabajo en condiciones normales es un vector que ayuda a la conciliación con la vida personal, ahora se ha impuesto una especie de teletrabajo de guerrilla que, en algunos casos, nos está impidiendo esta conciliación. El hecho de que estemos en casa sin poder salir para realizar otras actividades ha disuelto los límites entre la esfera laboral y la personal. Es indudable que el teletrabajo está aquí para quedarse y que esta crisis ha revolucionado nuestra forma de trabajar haciéndola más flexible, ágil y sostenible en términos medioambientales. Pero también es cierto que este aprendizaje nos debe servir para, cuando volvamos a la normalidad, establecer ciertas reglas con el fin de que el teletrabajo sea, además de productivo, realmente respetuoso con la vida personal.

– ¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas?
Sin duda, esta situación nos ha cambiado en muchos aspectos, también en la comunicación. Si no lo eran ya, los canales online van a ser los protagonistas de la mayor parte de la comunicación, tanto a nivel corporativo como personal. También creo que este tipo de situaciones ponen de manifiesto la necesidad de transparencia en las organizaciones para poder consolidar la confianza de los diferentes stakeholders. Además, esta crisis pone a prueba la solidez de las marcas. En este sentido, nos exige evaluar si el propósito y la imagen de nuestra marca están alineados con las acciones que estamos realizando. En un situación tan complicada como esta, ¿estamos siendo fieles a nuestro propósito y valores?

– Como ciudadana y persona que consume mucha información en los medios de comunicación, ¿qué opinas de la cobertura que se está haciendo?
En general, los periodistas están realizando una labor de comunicación admirable y, teniendo en cuenta la situación, se está haciendo una buena cobertura, buscando diferentes ángulos informativos para esta crisis. Sin embargo, creo que los medios de comunicación de masas deben ampliar la información de carácter científico-técnico dirigida tanto a la población adulta como a los niños y adolescentes. Todos necesitamos entender qué está pasando y, sobre todo, los más jóvenes, que seguramente son los que más preguntas tienen. Solo teniendo información verídica y contrastada proveniente de fuentes expertas podemos hacer frente a la desinformación y desmontar las fake news con el fin de generar una conciencia crítica en la sociedad.

En este sentido, también es necesario dar más profundidad a la información, con reportajes y documentales que traten a fondo ciertos aspectos de esta crisis y de las implicaciones sociales y económicas que tendrá no solo en el futuro inmediato sino en el futuro a medio y largo plazo. Tenemos que ser conscientes que vivimos en una época de crisis sistémica y de cambio generalizado y que, lejos de ser la excepción, esta es la nueva normalidad. Los medios tienen que hacerse eco de este hecho y prepararnos para hacer frente a esta situación y a todos los cambios que vendrán.

Miguel Ángel Uriondo (Globalia): «Tenemos que ser más cautos que nunca»

Con el objetivo de ofrecer información útil en estos tiempos complicados, seguimos compartiendo entrevistas con los responsables de comunicación de grandes compañías. Después de Anaïs Pérez Figueras, directora de comunicación de Google España y Portugal, y Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España, hoy es el turno de Miguel Ángel Uriondo, director de comunicación de Globalia (Air Europa, Halcón Viajes…).

– ¿Cómo estás viviendo este momento tan complicado, desde un punto de vista profesional?
Creo que muchos de nosotros pasamos, en lo que ya me parece otra vida, por una fase inicial de incredulidad o de negación. Me recuerda un poco a los mecanismos fisiológicos que hacen que, ante situaciones de estrés, nuestro cuerpo se prepare para luchar, escapar o quedar paralizado. Como director de Comunicación de Air Europa, era imposible no estar al tanto de lo que estaba pasando desde mediados de febrero, por el impacto en nuestra actividad y por las medidas que ya empezaban a tomar algunos países. Pero reconozco que, a finales de ese mes, aún creía que saldríamos de ésta más o menos indemnes. Las autoridades parecían seguras de que podría haber una contención y de que era factible controlar la expansión del virus.

Pero hubo dos cosas que me terminaron de despertar. La primera se produjo el 5 de marzo, cuando Israel empezó activamente a bloquear a determinados pasajeros. Aunque en ese momento sólo habíamos tenido dos muertos en España, no dejaba de pensar en el informe Warmbrunn-Knight de Max Brooks. El segundo momento clave para mí fue el 9 de marzo. Tenía pendiente una comida con un buen amigo, director de un medio de comunicación, y me pidió que la aplazásemos porque su hijo, debido a una grave enfermedad, es especialmente vulnerable. Ahí empecé a pensar que quizá no todo se iba a resolver chocando los codos. El mismo día que se anunció el cierre de los colegios en Madrid, el 10 de marzo, comuniqué a mi equipo que todos teletrabajaríamos, de forma indefinida, a partir del día siguiente.

Ahora, cinco semanas después, todos tenemos claro que nos enfrentamos a un momento histórico absolutamente inédito que no se puede comparar con nada que hayamos vivido antes. Esto quiere decir, entre otras cosas, que no tenemos manuales ni ejemplos que nos expliquen al detalle cómo tenemos que enfrentarnos a esta situación. Así que, en realidad, sólo te quedan el sentido común y los principios.

Ha sido una tragedia mayúscula y todos estamos haciendo lo que podemos. En estos días tuve que llevar a mi hermano al hospital con coronavirus, preguntándome si volvería a verle -todo fue bien y en poco tiempo-, pero he visto cómo demasiados amigos perdían a sus seres queridos sin poder despedirse. Trabajar, al menos, te devuelve una cierta normalidad.

Por diferentes circunstancias, en un año he vivido como director de Comunicación más de lo que nunca hubiese creído posible. Ha sido un aprendizaje detrás de otro. Pero creo que todos devolveríamos encantados las lecciones del último mes y medio si nos devolviesen lo que hemos perdido.

– ¿Cuál ha sido el mayor reto para ti? Gestionar el equipo, organizarte trabajando todos los días desde casa…
El teletrabajo ha sido sencillo. Excepto para hacerme una foto justa que mandarte. Me la ha tenido que hacer mi hija de diez años. Afortunadamente, tengo un equipo joven y muy motivado que funciona con sus portátiles y que no tiene ningún tipo de resistencias a la hora de trabajar en remoto. Lo que realmente me dejó con la boca abierta fue cómo nuestros equipos de Transformación e IT consiguieron que todo el call center y toda la atención al cliente, en todos los departamentos, se desarrollasen en remoto. Eso sí que fue dar el do de pecho.

El reto principal de mi departamento en este tiempo ha tenido que ver con la reducción del ritmo de comunicaciones externas a medida que la actividad también se reducía. Ahora lanzamos cada semana una fracción de la notas de prensa que solíamos, y el departamento ha reducido su actividad por el ERTE de forma significativa.

Sí hemos tenido que mantener el área de Comunicación Interna funcionando a buen ritmo debido a todas las comunicaciones laborales. Era esencial que nuestros empleados tuvieran la mejor información y las mejores herramientas sobre su situación, actualizada cada minuto. En estos momentos, con la actividad parada y una gran incertidumbre, ha sido mucho más importante la comunicación con nuestros 16.000 trabajadores que con los periodistas. Aunque, obviamente, no hemos dejado de responder a ninguno y sigo siempre pendiente de sus necesidades.

Espero que todo esto cambie en breve, cuando la situación vuelva a algo parecido a la normalidad. Será el momento de empezar a dar buenas noticias. Y espero dar muchas. Tenemos muchas marcas y nada me hará más feliz que ir comunicando cómo todas ellas van recuperando paulatinamente su actividad.

Más allá de los problemas de salud de mi hermano, o de que decidiese aislarme voluntariamente de mis hijos durante varias semanas para cuidarle y proteger a mi madre, fue especialmente raro ver una imagen que difundieron los controladores aéreos en su cuenta de Twitter y que enseñaba el espacio aéreo español completamente vacío.

Aunque fui periodista de tecnología durante más de quince años, o precisamente por eso, en estos meses me he enamorado como un adolescente de la industria de las aerolíneas. Sé que muchas personas pueden «soñar» con comprarse un iPhone, pero yo trabajo en una industria que ha hecho real el sueño de volar. Probablemente te suene moñas, pero es lo que siento. No sé si volveré a ver una imagen como esa. Espero que no. No hay lugar más feliz que la zona de llegadas de un aeropuerto. ¿Recuerdas de qué película es eso?

– ¿Cuál crees que era la mejor forma de afrontar esta crisis desde un punto de vista de PR?
He tenido que decir muchas veces «no lo sé» y poner en valor las pocas cosas de las que sí estoy seguro y que me han servido de ancla. Por ejemplo, tengo claro que trabajo con un grupo humano extraordinario. En todas las empresas que forman el grupo Globalia hay gente realmente sorprendente, gente que te deja con la boca abierta.

Estoy especialmente orgulloso de cómo, en esta etapa, nuestros equipos de atención al cliente se han dejado los cuernos para afrontar un verdadero tsunami. O cómo desde el primer momento se han tomado decisiones corporativas muy complicadas a la velocidad del rayo sin las cuales hoy sería mucho menos optimista. Uno podría pensar que nuestra división de Meetings&Events está en una situación complicada, con los equipos deportivos parados y sin grandes eventos masivos. Pues en menos que canta un gallo se han lanzado a preparar eventos online. Nosotros no volábamos a China y, de repente, Air Europa es la primera aerolínea comercial española en traer material sanitario desde Shenzhen. ¿Cómo no estar orgulloso de tanta agilidad?

No te puedo decir cómo funciona exactamente la inmunoglobulina M o cuándo habrá una vacuna, pero sí sé que los filtros HEPA de nuestra flota Dreamliner son comparables a los de un quirófano y que nuestros aviones son el transporte colectivo más seguro frente a los virus. No entiendo de epidemiología, pero sí he visto que, cuando ha llegado la hora de los ERTE, la gente de mi organización no me llamaba para quejarse, sino para preguntar cómo podían ser más útiles.

Al final, la mejor forma de hacer PR es estar orgulloso de verdad de tu organización y de las personas que la integran.

– ¿Cuál ha sido la mejor anécdota de estos días?
La mejor anécdota personal que se me ocurre fue cuando un día me llamaron muchos periodistas para pedirme que les confirmase que yo iba a ser el nuevo director de Comunicación de Telefónica, en sustitución de mi buen amigo Juan Emilio Maíllo. ¡Que se lo confirmase! ¡Estaban totalmente seguros! Y no fueron ni uno, ni dos, ni tres.

Me sentí muy honrado, pero era mentira y me preocupaba que el rumor corriese por la organización, especialmente en esos momentos. Tuve mucha suerte, porque todos los que me llamaron sabían a ciencia cierta que el proceso ya se había cerrado. Y yo podía garantizarles que no había participado en él.

También he pasado dos momentos muy emocionantes. El primero fue cuando recogí a mi hermano del hospital, superada ya la neumonía. El segundo fue la llamada de un amigo que, al enterarse de que iba a estar en el ERTE, me preguntó si necesitaba dinero. Así, a las claras. Fue raro, porque jamás me había pasado algo así, pero también maravilloso, porque demostraba una preocupación y un cariño de los buenos, de los de traerte sopa caliente cuando estás malo. El tipo de amor de la madre de Larry Underwood (The Stand). En esta crisis estamos viendo lo mejor de la mayoría y lo peor de unos pocos.

– El turismo está siendo uno de los sectores más afectados por esta crisis y eso os habrá deparado no pocos retos en las últimas semanas. ¿Cómo se ha gestionado desde Globalia el flujo de la comunicación?
Con mucha prudencia. En los últimos días los periodistas no dejan de preguntarme por cómo creemos que va a ser el futuro del sector. Obviamente, estamos trabajando en ello y tenemos equipos pensando en todo lo que vamos a hacer cuando llegue el momento. Pero hay algo que no podemos perder de vista: nos enfrentamos a retos que van más allá de las marcas y que son claramente sectoriales. Aquí están teniendo un papel esencial patronales como ALA o Fetave, que están canalizando nuestras necesidades con mucho criterio. No es tan importante hablar de lo que necesitamos nosotros como de lo que precisan sectores claves para el presente y futuro de la economía española. Afortunadamente, la comunicación con estas organizaciones y otras muchas está siendo muy constructiva, y además tengo la suerte de trabajar con un responsable de Relaciones Institucionales como Manuel Panadero, que es un sabio y una de las personas más respetadas de la industria.

Si me preguntas como ciudadano, te diría que si tras el 11S conseguimos llegar a un «nuevo normal» en el transporte aéreo, ahora habrá que diseñar un «nuevo nuevo normal». Y eso no lo hace una aerolínea ni un grupo, por grandes que sean. Eso lo hacen muchísimos stakeholders trabajando de manera conjunta.

– ¿Hasta qué punto de vista crees que es importante la comunicación para una empresa en un momento tan delicado como este?
Es esencial. Como he dicho, la Comunicación Interna para nosotros es fundamental, y debemos ser muy claros con nuestros empleados. En comunicación externa es tan importante lo que comunicamos como lo que no. Si en el día a día hacemos malabarismos con varias pelotas, y estamos siempre seguros de que todas van a terminar en su sitio, ahora tenemos sólo una pelota muy importante y no le puede pasar nada. Tenemos que ser más cautos que nunca. Estoy orgulloso de cosas que hemos hecho y que, en otras circunstancias, serían muy comunicables. Pero creo que vivimos tiempos en los que hay que apretar la mandíbula, hacer todo lo que podamos por nosotros y por quienes nos rodean, mirar el camino que nos queda por recorrer y esperar a  ver la luz del sol y no sólo la luz al final del túnel. No tengo ninguna duda de que estamos muy cerca. Cuando llegue ese momento me verás comunicar sin parar. Joe Exotic va a pensar que exagero 😀.

– ¿Crees que esta situación hará que cambie algo en la forma de comunicar de las empresas?
Dependerá de las empresas. Siempre he dicho que la empresas son personas, aunque sean jurídicas, y que tienen su propia personalidad. Cambiarán la comunicación en función de cómo hayan cambiado ellas. Yo, como ciudadano, padre y profesional, no dejo de pensar en todo lo que voy a hacer y todo lo que quiero viajar cuando todo vuelva a la normalidad. Soy optimista y creo que todo esto nos hará apreciar más lo que somos y lo que tenemos. Y, por lo que veo a mi alrededor, creo que como compañía vamos a hacer exactamente lo mismo.

– ¿Qué tal está siendo el trabajo con los medios de comunicación durante esta semanas? ¿Qué tal crees que se han adaptado a esta complicada situación?
Creo que, en general, los periodistas han actuado con muchísima responsabilidad y generosidad. No puedo dejar de agradecérselo a todos. Eso no quiere decir que hayan fiscalizado menos nuestra actividad, pero hay mucho en juego y lo han tenido claro desde el principio.